RECONOCEN A GRANDES COMPOSITORES DE LA MUSICA P´URHEPECHA EN TINGAMBATO

El poblado se distingue por la variedad de grupos musicales

Tingambato, Mich. – En el marco del día nacional del compositor P’urhepecha, el Ayuntamiento en coordinación con la dirección de cultura y turismo, reconocieron a tres maestros que a través de sus composiciones y música siguen vigentes en el poblado.

Ante la contingencia sanitaria del covid-19, los reconocimientos se dieron por las cuentas oficiales de redes sociales de dichas dependencias municipales y del mismo alcalde, Nelson Villegas Figueroa quien menciono “nuestro reconocimiento a grandes compositores de nuestra tierra, considerados pioneros del legado de la música”.

Por su parte, Eder Fraga Cortés hizo un comentario acerca de uno de los homenajeados, “herencia y cultura musical. Más que una escuela; música que ha pasado fronteras. Un patrimonio cultural en la formación profesional, humana y de valores. Eliseo Cortés Hernández”.

En otra imagen de los homenajeados; Salvador y Victoriano Próspero, expuso otra mención, Dalia y Zumac Próspero, “me uno al agradecimiento, que hace mi hermana Dalia, al Ayuntamiento, la dirección de cultura y turismo. Por mencionar a nuestro querido padre, un gran compositor, profesor y musicólogo”.

 

Tingambato se caracteriza en Michoacán por ser uno de los lugares con mayor numero de grupos musicales, se estima en contar con 13 bandas de viento, 2 orquestas, 1 rondalla, 1 mariachi, cuartetos, quintetos, coros, entre otros.

 

Cabe recordar en meses pasados, en el 142 Aniversario de la elevación como Municipio, el Ayuntamiento, develaron una placa en su honor a Eliseo Cortés Hernández por su destacada promoción a la música regional, fundador de bandas musicales, como la Infantil de Tingambato, Flor de Chirimoyo, Ecor, entre otras.

Don Victoriano Próspero Aguilera +

Músico de Tingambato quien fuera un importante compositor, director de música tradicional para banda de viento, eslabón musical entre el siglo XIX y el siglo XX, fundador de la Banda Melchor Ocampo, banda en la que también se formaría Salvador Prospero y Eliseo Cortes. Al igual fue maestro de danza, quien fuera unos de los maestros en enseñar danza de moros y negritos en Tingambato, haciendo la música y arreglos para las mismas. (pagina; V encuentro de guitarra en Tingambato “Juchari Kuskakua”)

Salvador Próspero Román +

Nació el 17 de julio de 1915 en la comunidad indígena de Tingambato, Michoacán, México. Fueron sus padres Victoriano Próspero Aguilera y Catalina Román Figueroa. Realizó estudios de música en su propio pueblo aprendiendo a tocar todos los instrumentos de aliento de una dotación de banda de viento de manera autodidacta y apoyado en su padre, así como del profesor Francisco Villegas.

Su padre, director de la banda musical del pueblo, pronto le cedió su lugar en la dirección.

Realizó estudios para Profesor Rural en la Escuela Normal Rural de La Huerta, Mich., iniciando su labor docente en el año de 1936 en la Escuela Primaria Industrial “Álvaro Obregón” en Morelia. Para la misma época comienza a laborar en la Escuela “Josefa Ortiz de Domínguez”, armando con los estudiantes de ambas escuelas una estudiantina, una banda y una orquesta. En 1944 inició su labor académica en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, en el área artística, manteniéndose en esta institución hasta la fecha de su fallecimiento, dirigiendo grupos artísticos; de igual forma realizó su labor en la Escuela Normal Urbana Federal y en la Normal para Educadoras ambas de la ciudad de Morelia, destacando con la formación de grupos estudiantiles artísticos enfatizados en la cultura p’urhepecha. Paralelamente formó una Orquesta de baile de tipo popular, “Los Cachorros de Salvador Próspero” con la que amenizó las celebraciones locales y del interior del Estado, alternando con las mejores orquestas de su época que venían del centro de la República.

Por el año de 1950 fundó y dirigió la Orquesta de Cámara de Música P’urhepecha “Kuerani” (creación), con la que realizó una labor importantísima de difusión dando conciertos, recitales, conferencias didácticas y presentándose en el Palacio de Bellas Artes y en la Sala Netzahualcoyotl de la UNAM de la Ciudad de México, así como en las más alejadas comunidades p’urhepecha del estado de Michoacán. Proliferaron para ese tiempo sus propias composiciones para esta agrupación: sones y abajeños p’urhepecha de exquisita calidad musical.

Fue director de la Escuela Popular de Bellas Artes de la Universidad Michoacana en dos períodos, impulsando y ampliando en la institución sus gestiones en las áreas del arte y danza, haciendo crecer el área de música, siempre con el afán de lograr la superación y el aprecio del arte en la comunidad.

En el año de 1963 fundó el Ballet Folklórico de la Universidad Michoacana, así como la Banda Estudiantil, grupos con los cuales llevó por todo el país la rica manifestación cultural artística del pueblo michoacano, ya que su trabajo siempre estuvo sustentado en una seria y acuciosa investigación que reflejara el sentir del pueblo, consolidando un variado programa sobre la danza y música con el objeto de sensibilizar al público en el aprecio y respeto de la cultura tradicional.

Como músico pugnó por la creación de una agrupación que representara dignamente al estado de Michoacán y logró al lado del profesor Bonifacio Rojas Ramírez que se creara la Orquesta Sinfónica de Michoacán, de la que también fue miembro activo hasta su fallecimiento. En el campo de la composición dejó dos obras sinfónicas: “Retablo Purhembe” y “Juegos y piñatas”, que llegaron a ser interpretadas por la propia Orquesta Sinfónica.

En el año de 1976 siendo instructor en el Seguro Social en el área artística realizó la grabación de un disco con la orquesta que organizó con los alumnos de esa institución. Fue miembro fundador del actual Centro de Investigación de la Cultura P’urhepecha de la Universidad Michoacana, ocupándose del área de Etnomusicología, espacio en donde realizó una importante labor de investigación sobre la música p’urhepecha, como compositor y recopilador de música antigua proyectó un censo de músicos de la región, realizando conciertos didácticos en las comunidades indígenas e instituciones de educación superior, participando en el Simposio de “Aspectos de la Música Indígena en el Occidente de México: Coras, Huicholes, Nahuas y P’urhepecha” realizado en el Colegio de Michoacán con su trabajo sobre: “La investigación musicológica de instrumentos prehispánicos y música p’urhepecha.

De sus investigaciones musicológicas se editaron por el Centro de Investigación de la Cultura P’urhepecha de la Universidad Michoacana, el Cuaderno “Costumbres Festivas de los P’urhepecha” y un segundo cuaderno “Obras del Maestro Salvador Próspero Román” que forman parte de la Colección de Cuadernos de Música P’urhepecha del propio Centro. Esta misma institución promovió la grabación de un disco con la Orquesta “Kuerani” que contiene obras del maestro Próspero y sones antiguos de otros compositores, este material ha servido para difundir a nivel nacional e internacional el aspecto singular de la música p’urhepecha del estado de Michoacán.

Como promotor de la cultura se dio a la tarea de organizar a los artistas y escritores de Michoacán, dando origen a la Organización Michoacana de Artistas y Escritores, la que promovió la creación de la Casa de la Cultura de Morelia, Mich. También fue un gestor determinante ante las instancias correspondientes para que se realizara el estudio, investigación y excavaciones del área arqueológica de su pueblo natal; correspondiendo al arqueólogo mexicano Román Piña Chan, iniciar el trabajo, auxiliado por el arqueólogo japonés Kuñiaki Oi, quien logró realizar totalmente el descubrimiento de los vestigios arqueológicos de la zona, por esta razón y su destacada labor por el pueblo p’urhepecha las autoridades de su comunidad natal lo declararon “Hijo predilecto” en julio de 1984.

Uno de sus últimos proyectos consistió en la creación de un Conservatorio o Escuela de Música en su pueblo natal, con esto deseaba culminar su obra. Esto se quedó en proyecto, pues la muerte lo sorprendió en su querido Tingambato, el 6 de abril de 1985. Sin embargo, éste se convirtió en realidad quince años más tarde con la creación del Centro de Capacitación Musical de Tingambato.

Salvador Próspero Román no muere, vive en nuestros corazones con su música, como lo expresará en su partida física, el maestro Tomás Rico Cano: “Salvador Próspero no es de los hombres que mueren, es de los que se siembran”. (fuente; purepecha.mx, Por: Karasti, Rocío Próspero Maldonado)

 

Eliseo Cortés Hernández +

Nació en Tingambato, Michoacán el 17 de noviembre de 1917, inició sus estudios musicales a la edad de 12 años con el maestro Victoriano Próspero Aguilera, en su pueblo natal. En 1930 ingresó a la banda Melchor Ocampo de Tingambato, dirigida en ese tiempo por el propio maestro Próspero Aguilera.

Eliseo Cortés, continuó sus estudios musicales con los maestros J. Jesús Diego González de Pichátaro y Salvador Gallardo González, este último director de la Banda de Música del Gobierno de Michoacán, él mismo lo instruyó en los aspectos de la teoría musical, tratado de armonía, dictado e instrumentación.

En el año de 1933, cuando apenas contaba con tan solo 16 años, por disposición de su maestro Victoriano Próspero, asumió la dirección de la banda de música Melchor Ocampo.

La inquietud por ampliar sus conocimientos didácticos musicales lo empujó a dejar su pueblo natal, donde realizó varios trabajos consistentes en la enseñanza de solfeo, ejecución de instrumentos musicales, transcripción de música clásica y tradicional. De la misma manera empezó a incursionar en la composición y en la formación de los primeros grupos musicales, dejando un semillero de músicos en varias partes del Estado de Michoacán y otras de la República Mexicana, producto y resultado de su labor docente de varios años.

En 1965, regresó a Tingambato para retomar la dirección de la banda de música Melchor Ocampo, con la que obtuvo múltiples satisfacciones por sus destacadas actuaciones y meritorios triunfos en concursos y eventos organizados por el gobierno del Estado de Michoacán y otras instituciones y organizaciones culturales.

En el año de 1972 fundó en su pueblo natal una academia de solfeo, en la que introduce la enseñanza de didáctica instrumental para niños y jóvenes, para iniciar la formación de la banda musical Flor de Chirimoyo, la cual se inauguró el 22 de noviembre de 1974. En el año de 1975 el gobierno del Estado otorgó al maestro Eliseo Cortés Hernández, su nombramiento oficial como Profesor de Actividades Culturales y Servicios Sociales para atender la mencionada Academia; y en 1978 inauguró otra banda juvenil, la Eliseo Cortés.

Continuando con su labor didáctica, el 22 de noviembre de 1991, el maestro Eliseo Cortés Hernández presenta al público de Tingambato la banda de música Ecor, con la cual ha obtenido primeros lugares en concursos estatales, y en especial en el concurso de la Raza P’urhepecha en Zacan, municipio de los Reyes, Michoacán, en 1995.

Preocupado por la conservación de los valores artísticos y musicales del folklor mexicano; y en especial de la música clásica y regional, proyectando a través de sus composiciones y arreglos un auténtico estilo P’urhepecha; lo que le ha valido merecidos elogios y al mismo tiempo fue invitado por diversas instituciones a presentarse con sus bandas en diversos foros de nuestro país y de los Estados Unidos de Norteamérica.

Por ejemplo, en noviembre de 1994 preparó y dirigió un concierto de música mexicana, incluyendo en él especialmente sus composiciones de música p’urhepecha, con la actuación de la banda Sinfónica de Watsonville, California, en el marco del “Tercer Festival de Santa Cecilia” en aquella ciudad de la Unión Americana. El maestro Cortés Hernández, ha grabado dos discos L.P. con la Banda Flor de Chirimoyo, un casete y un disco compacto con la banda Ecor. De su trabajo con la academia de solfeo y enseñanza instrumental logro la formación de la Banda Infantil de Tingambato, presentada al público el 22 de noviembre de 1995. El maestro Eliseo Cortes Hernández falleció el día 18 de mayo del 2001 en su querido Tingambato. (fuente: familiares del Maestro Eliseo Cortes).